Si amas comer debes ir a estos lugares en Polanco

Viajar causa hambre y en estos lugares podrás encontrar lo mejor.

Cada que vamos a viajar una de las principales cosas que evaluamos es qué comeremos. El comer bien da garantías de un buen viaje. Esto incluye por supuesto las diversas aventuras gastronómicas que se puedan disfrutar en cada latitud.

En Polanco, Ciudad de México, es necesario contar con un repertorio para disfrutar de la comida que hay. Por ello aquí te mostraremos las principales variedades y sitios que tienes para escoger. De modo que para cuando viajes tengas opciones y las mismas se adapten a tus principales necesidades.

Una buena cena

Por ser Polanco una joya moderna para la Ciudad de México, su comida debe ser variada, pero precisa, por ello, ir al Pujol, el restaurante de Enrique Olvera, uno de los mejores del país, garantizará una velada adecuada a tus expectativas. Allí podrás disfrutar de la variedad de la comida mexicana, pero con toques y métodos internacionales para un acabado especial. Están ubicados en la Calle Tennyson, en Polanco IV Sección.

Papadzul abierto de quintoniles

A post shared by Pujol (@pujolrestaurant) on

Ahora bien, si deseas algo más tradicional o algo más moderno, Bajío puede complacerte en lo primero, mientras que Dulcinea presenta la comida mexicana moderna al mejor estilo. Ambos puedes visitarlos en este rincón de Ciudad de México. Bajío está ubicado en la Calle Alejandro Dumas 7. Mientras que Dulcinea la puedes ubicar en Oscar Wilde #29.

Te puede interesar: Asiste a la mejor fiesta SIN GRAVEDAD del mundo

Comprar para preparar comida Gourmet

Si prefieres preparar tu propia comida, en Polanco las opciones sobran para aprovechar y hallar todo lo que necesitas para preparar exquisiteces. Eso sí, estos lugares están creados para adquirir cosas particulares como vinos mexicanos de difícil adquisición, quesos importados y otros ingredientes particulares. Algunos de esos lugares son: el Palacio de Hierro, Green Corner Grocery o Puerta Moliere Interiorismo & Organic Food.

Los mismos están ubicados en Moliere 222, Los Morales para el caso del Palacio de Hierro. La dirección de Green Corner Grocery es en Homero 1730, contra esquina de La Cruz Roja. Y para Puerta Moliere Interiorismo & Organic Food, su ubicación es Moliere 129 esquina de Horacio.

Te puede interesar: Muérete con Buenos Aires y todo su amor por el café

Comida callejera y mercaditos

Ahora, si tus gustos son más 4×4 y prefieres probar la comida que realizan muchos mexicanos en las calles de Polanco, también tiene buenas opciones, además que terminan siendo bastante prácticas para el bolsillo y brindan la oportunidad ideal para conocer de primera mano su preparación y los cuentos de carretera que forman parte de Polanco.

Lo único particular es que muchos de estos lugares trabajan días específicos. Por ejemplo, a la afueras del museo Soumaya, se ubica un pequeño puesto que vende tacos, gorditas, quedasillas y pollo, además de verduras, frutas y flores. El día viernes se ubica frente al acuario de Polanco otro puesto que vende cosas similares y presenta diversas opciones para los clientes. Y por último para esta entrega de locales en Polanco, los días domingos se ubica a solo pasos de la estación del metro San Joaquín un pequeño mercado donde se puede disfrutar de una buena barbacoa, diferentes tipos de carne y otro sinfín de elementos de la cocina local.

Polanco lugar para comer

Te puede interesar: Conoce por qué Cali es la Capital de la Salsa

 

Comments

comments

Artículo anteriorConoce las 10 mejores playas de Puerto Vallarta, México
Artículo siguienteEntérate cuáles son las últimas tendencias de viaje según Pinterest
Desde pequeño quise estudiar cualquier profesión que se me atravesara por enfrente, luego supe que eso sería misión imposible, por ello decidí estudiar Comunicación Social y buscar conocer el mundo desde mi latitud, pero más adelante comprendí que mi posición en la tierra no es estar en un mismo punto. Que viajar y descubrir son sinónimos y que si quería conocer mí alrededor, el pasado y el futuro, no me bastaba con solo quedarme en la biblioteca, por ello desde que tengo uso de razón viajo, indago, pregunto y disfruto. Me conecto con los espacios, sobre todo aquellos con historia y siempre he creído que no debí vivir en esta época. ¡Ah!, actualmente resido en la ciudad más peligrosa del mundo, pero a pesar de ello aún guarda su encanto.