Conoce el paraíso de los dulces del que nunca querrás escapar

Willy Wonka y la fábrica de Chocolates existe. Candytopia es la creación más dulce que tiene Los Ángeles y está lista para recibirte.

El mundo de Willy Wonka y la fábrica de Chocolates existe. Así como lees. Aunque tal vez no con todo lo que contenía la fábrica de la película. Candytopia es la creación más dulce que tiene Los Ángeles, California y está lista para recibirte con piscinas llenas de marshmallow, creaciones artísticas elaboradas con caramelos y otro sinfín de creaciones que puedas imaginar.

Los niveles de azúcar concentrados en los representativos Hagar Studios de Los Ángeles reciben a locales y extranjeros para una grata aventura que estará abierta hasta el otoño de 2018. Al parece la diversión solo durará este tiempo, así que la visita es obligatoria antes que sea clausurada.

Quizás te interese: 21 Maravillas naturales de Estados Unidos que te dejarán sin palabras

Candytopia deja en pañales a más de uno

Sus colores, sabores y aromas hacen que tanto Willy Wonka y Sia, – quién recientemente estrenó un disco representativo de navidad donde los dulces y colores tienen fuerte participación-, queden en pañales comparado con la aventura que brinda Candyland.

El proyecto fue concebido por la reina -autoproclamada- de los dulce de Hollywood, Jackie Sorkin, quien contó con el apoyo del fabricante de espacios Zac Hartog. Sin duda una dulce experiencia puede vivirse allí.

Quizás te interese: 5 lugares de México para amar en 2018

Compuesto de 12 áreas para el disfrute, Candytopia se presenta como la mejor opción para los no diabéticos. Lo mejor de todo, cuenta con estacionamiento totalmente gratis. Para conocer a Candytopia las excusas no funcionan.

Quizás te interese: 15 lugares de los que todo habitante de Ciudad de México debe sentirse orgulloso

 

Comments

comments

Artículo anteriorEste país sudamericano ganó como: “El mejor lugar para visitar en 2018”
Artículo siguienteElegir este asiento en el avión te garantizará un viaje agradable
Desde pequeño quise estudiar cualquier profesión que se me atravesara por enfrente, luego supe que eso sería misión imposible, por ello decidí estudiar Comunicación Social y buscar conocer el mundo desde mi latitud, pero más adelante comprendí que mi posición en la tierra no es estar en un mismo punto. Que viajar y descubrir son sinónimos y que si quería conocer mí alrededor, el pasado y el futuro, no me bastaba con solo quedarme en la biblioteca, por ello desde que tengo uso de razón viajo, indago, pregunto y disfruto. Me conecto con los espacios, sobre todo aquellos con historia y siempre he creído que no debí vivir en esta época. ¡Ah!, actualmente resido en la ciudad más peligrosa del mundo, pero a pesar de ello aún guarda su encanto.