Cosas que no puedes decir en Barcelona

Barcelona es una de las ciudades más hermosas de España, perteneciente a la ciudad autónoma de Cataluña. Tiene una población aproximada de 1.664.162 habitantes hasta el último censo realizado a finales del 2020, esto la hace ser la segunda ciudad más poblada de España y la 10 de Europa. Está ubicada en el mar Mediterráneo, y a 120 kilómetros de los Pirineos y de la frontera con Francia (algo que la hace aún más increíble). 

Curiosidades sobre Barcelona que no creerás

Es un pequeño pueblo que trae consigo historias sorprendentes, comenzando por hace 4.000 años a finales de la etapa Neolítica; sus habitantes nativos tienen ascendencias ibéricas, romanas, judías, visigodos, musulmanes y cristianos, una gama de culturas y genes muy raros, ¿cierto? Hoy en día es una colonia muy moderna de aires romanos, pero con una muy buena economía, cuna del arte, deporte y vida social que sin duda gozarás un montón. 

Aunque no cabe duda que Barcelona es una ciudad increíble, llena de reconocimientos a nivel cultural y deportivo, estás acá realmente para saber cuáles son las cosas que no debes decir en Barcelona ni por equivocación… bueno, no tan extremista, así que quédate con nosotros. 

Cosas que no puedes decir en Barcelona

Nunca preguntes la hora de la siesta

Aunque ciertamente muchos españoles tienen por tradición dormir un rato luego de almuerzo, no son la mayoría que lo hacen, su población se reduce a personas muy mayores cuando hace 40 – 50 años, se hacían siestas, hoy en día eso es impensable, a menos que seas un «crío», como se le dice a los niños en España, ellos sí pueden preguntar «¿A qué hora es la siesta?».

La frase «Es tan español»

Estamos acostumbrados a ver series, novelas, documentales, videos y hasta películas con jergas muy particulares de España, pero recordemos que es algo «informal» por parte de las producciones para que el público se sienta identificado, pero en la vida real… no es tan así. España es un país muy diverso en el habla, pues tiene muchas culturas de otros países vecinos que la han ido adaptando. Si pretendes llegar y escuchar «¡Jolines!» a cada rato, es mejor que te quites esa idea en mente, pero sí es probable que escuches «¡Vamos, tío!», pero nunca les digas que es tan típico de ellos, es medio ofensivo. 

Puedes ver tambiénLas 10 mejores playas cerca de Barcelona

No confundas el «español» con el castellano

catalán vs. español

Una de las cosas que no puedes decir en Barcelona es que el catalán es básicamente todo el idioma español, o que el castellano es el idioma como tal. Sí, es algo confuso y muchos no lo saben, pero, hay mucha diferencia entre el español y el catalán, que es el dialecto de Cataluña; el catalán es una lengua con 6 dialectos distintos provenientes de Valencia, las islas Baleares y ciertas partes  de Francia por su cercanía. Entonces, el catalán NO es español, que no se te olvide esto. 

No preguntes cuándo es la temporada de toros

En el 2012 el Parlamento de Cataluña, prohibió las corridas de toros, pero el Parlamento Nacional lo revocó y lo declaró como «institucional». Hoy en día es un tema delicado ya que causa disputas entre ambas autoridades y por lo tanto entre los seguidores de esta «tradición» o «deporte» y los que no. Así que es mejor evitar el tema.

No pidas la cuenta

Aunque no tiene nada de malo, y muchos hispanos lo dicen, e incluso españoles, en Barcelona no se pide «la cuenta» para pagar algo que hayas consumido en un restaurante, bar o café, es mejor que digas «Cóbrame, por favor», así no te mirarán feo por ser turistas (sí, en Barcelona a veces se portan mal con los turistas).

El cava no es champán

El Cava no es champán
Fuente fotográfica: https://es.wikipedia.org

Muchos turistas cometen el error de decir que «El cava», marca de un vino blanco espumoso, es como un champán, pero más barato. A menos que quieras hacer referencia a la buena calidad, es mejor que evites decir esto, los españoles se toman muy en serio la enología.

No pidas jamón de Parma

Jamón de Parma
Fuete fotográfica: https://www.parmagourmet.it

No en Barcelona. Los españoles son muy celosos con sus costumbres y su gastronomía, si te apetece comer un delicioso jamón curado, no pidas de Parma a menos que quieras que te respondan algo tipo «¡Ala! Si quieres jamón de Parma, entonces ve a Parma!» (o quizás algo más grosero); cúrate en salud y pide un buen jamón ibérico, sin duda te amarán. 

No te pierdasCómo tener citas mientras se viaja por el mundo

No hables sobre la independencia

Un tema muy delicado en España, pero sobre todo en Barcelona, es el tema de la política y la independencia… sí, la independencia. Los catalanes son muy extremistas con este tema, y no es para nada chistoso verlos discutir por esto, así que evita el tema a toda costa. 

No alabes a la Playa Barceloneta

No intentes quedar bien con los catalanes diciendo que la playa de la Barceloneta es preciosa, todos saben que esa playa realmente no es bonita, si quieres ver playas lindas, o quieres hacer un halago, ve a Costa Brava. 

No digas que Barcelona es barato

Aunque sí es más barato que algunas ciudades de España, realmente es bajo nuestra propia perspectiva como extranjeros, ya que para los españoles o catalanes, no lo es tanto. Respecto a los alquileres, los precios han aumentado bastante durante varios años, la comida y bebida ha sido regulada un poco más, pero sigue siendo un poco más costosa. 

Curiosidades de Barcelona

  • La Pedrera es uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona con un pasado muy curioso, pues anteriormente los catalanes decían que era muy parecida a una mona de Pascua (una especie de rosquilla dulce típica)
  • Hay una tienda en forma de dragón grande con un paraguas, que a simple vista lo puedes confundir con un restaurante de arroz chino, pero en realidad venden paraguas. 
  • Dicen que si bebes el agua de la fuente de Canaletas, es muy probable que regreses a Barcelona (si viajas de visita).

    Fuene de Canaletas
    Fuente fotográfica: https://irbarcelona.com
  • La estatua de Colón, sí, Cristóbal Colón, está en Rambla y su dedo, que muchos creen que apunta a «América», en realidad apunta a Genova, su verdadero lugar de nacimiento. 
  • Hay un poco más de 20 restaurantes con estrellas Michelín.
  • Hay una leyenda que dice que el Teatro Liceu está embrujado, o mucho peor, maldito, pues en uno de los incendios que arrasó con casi todo el teatro, se encontró un mural que decía «Soy un búho y voy yo solo, si lo volvéis a levantar lo volveré a quemar”. Algo muy escalofriante, es que luego de eso, el teatro se reconstruyó pero periódicamente sufrió incendios devastadores.

Lo más reciente